El pasado 24 de febrero de 2017, la Sociedad Azerbaiyaní de Barcelona organizó un acto conmemorativo por el 25º aniversario de la Masacre de Jodyalí. El evento se llevó a cabo en el Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau de Barcelona y contó con la presencia de varias autoridades azerbaiyaníes, turcas y locales, como Adil Shukurov, representante de asuntos consulares y protocolarios de Azerbaiyán en España, el cónsul general de Turquía de Barcelona y Cataluña, Cihan Geleri, así como varias personalidades del cuerpo diplomático y medios de comunicación. Al evento asistieron como invitados Raphael Nagel y Verónica Cabrera en representación de Fundación Nagel.

En su intervención en el evento, el presidente de la Sociedad Azerbaiyaní en Barcelona, Karim Karimov, informó a los participantes sobre uno de los peores crímenes cometidos contra la humanidad y contra la sociedad azerbaiyaní. La masacre fue perpetrada por tropas armenias, entre el 25 y el 26 de febrero de 1992, y fueron asesinados 613 civiles, entre ellos 108 mujeres y 83 niños, según los relatos de instituciones de derechos humanos, como el observatorio Human Rights Watch. Durante la ceremonia, se proyectó el documental “Corredor sin fin”, del director lituano Aleksandras Brokas, que sigue a dos periodistas internacionales que cubrieron la masacre de Jodyalí y vuelven al territorio 20 años más tarde, reencontrándose con algunos supervivientes.

Karimov ha destacado que “no hay que confundir la justicia con la venganza”, porque su único objetivo es que se haga justicia y que los hechos nunca sean olvidados. “No debería volver a repetirse ningún crimen contra la humanidad”, ha afirmado. La Campaña “Justicia para Jodyalí” realiza una búsqueda del reconocimiento y la expresión de una disculpa, orientada a contribuir a la reconciliación entre los pueblos de Armenia y Azerbaiyán, construyendo una paz justa y sustentable en la región.